Buscar

¿Por qué es importante pulir el acero inoxidable?

Por Mateo Vargas

Comunicador Social-Periodista

11/09/2023

Habitualmente, cuando pensamos en el acero inoxidable, se nos viene a la cabeza la imagen de una superficie brillante y reluciente en la que incluso nos podemos reflejar, como si de un espejo se tratara.

La verdad es que esta no es la apariencia natural del acero inoxidable y es necesario un proceso de pulido, que se hace con una herramienta llamada satinadora, para lograr este efecto, que no solo es estético, sino funcional.

Superficies pulidas para mayor higiene y seguridad

Por ejemplo, en lugares como hospitales o restaurantes, donde la higiene es de vital importancia, el pulido permite que la limpieza de las superficies de acero inox sea muchísimo más fácil, además de eliminar irregularidades, rayones o protuberancias en los que se puedan quedar alojadas bacterias y gérmenes, reduciendo los riesgos sanitarios.

En otras aplicaciones, como pasamanos de escaleras o balcones, pulir la superficie no solo tiene una función estética, ya que una superficie lisa evita la acumulación de depósitos que generan manchas e, incluso, corrosión focalizada. También evita daños en la piel o enganches de la ropa en las uniones de soldadura.

Facilidad en el trabajo

El pulido del acero inoxidable también sirve para restaurar objetos de este material que se han ido manchando y opacando luego de mucho tiempo de uso, como cubiertos, mesas, sillas, mesones y demás. Lo mejor es que con una buena satinadora y un correcto abrasivo, que encuentras en Durespo, no hacen falta productos químicos y procesos de acondicionamiento tediosos, ya que el trabajo se hace mucho más rápido.

Ahora ya lo sabes. La próxima vez que pases por alguna superficie de acero inox y veas tu rostro reflejado, recuerda que esto tiene una razón de ser. Además, claro, de que se ve muy bonito.

Compartir ahora

Facebook
LinkedIn
Pinterest
×