Pesaje de ganado

9 Consejos para el pesaje de ganado

El pesaje de ganado es una actividad relativamente simple, pero extremadamente importante en la ganadería de carne y en definitiva es lo que sustenta económicamente la actividad. 

El objetivo de este artículo es enumerar varios puntos ligados al pesaje de ganado que puedan ayudar a mejorar la calidad de los datos obtenidos y por tanto, permitir tomar mejores decisiones. 

 

Aunque en el mercado actualmente cuenta con alternativas de pesaje automatizadas, la mayoría de consejos que enumeramos a continuación son para pesaje convencional en el corral, ya sea mecánico o electrónico.

 

Los consejos y la información sobre el pesaje de ganado

Pesaje de ganado

1. Exactitud y precisión: 

En la vida cotidiana estos términos se utilizan como sinónimos y casi siempre nos referimos a “peso preciso”, cuando en realidad nos referimos a “peso exacto”. En el contexto de una buena ponderación, son términos complementarios y debemos perseguir ambos. Estrictamente hablando, un peso exacto es el peso real, que representa fielmente lo que se pesa. Si además de ser el peso real, al pesar el mismo animal posteriormente, siempre repite el mismo valor (o valores muy cercanos), además de ser exacto, es preciso.

Por ejemplo, si un toro pesa 300 kg y lo pesamos en una báscula “A” cinco veces y registra 360 kg cinco veces, es extremadamente precisa, pero tiene poca exactitud. Por el contrario, podemos tener otra báscula, la “B”, que no repite ningún peso, pero el peso mínimo es de 298 kg y el máximo de 302 kg. Por lo tanto, es menos preciso que “A”, pero tiene una buena exactitud, más que suficiente para pesar a los animales. Por supuesto, gran parte de la exactitud y la precisión dependerán de la calidad de la báscula, pero suponiendo que sea buena, hay muchos otros puntos que deben observarse para un pesaje de ganado que nos dé los pesos reales de los animales (exactos) y con baja variación (precisa).

2. Ambiente de trabajo tranquilo

Este es un punto muy importante, tiene mucho que ver con la máxima de que “la prisa es enemiga de la perfección”, pero va más allá, porque cuanto más relajados están las personas involucradas, más rápido y mejor hacen el trabajo. 

En una situación más armoniosa, es evidente que el momento crucial del pesaje de ganado tiene mayores posibilidades de quedar bien realizado y, por tanto, de obtener datos más fiables.

3. Mantenimiento y limpieza de tu báscula y entorno de trabajo

Sea cual sea el tipo de báscula, electrónica o mecánica, existen excelentes opciones en el mercado y la recomendación es no economizar en la compra, ya que se trata de equipos que, mientras se cuidan bien, duran mucho tiempo. Un punto muy importante es mantener limpia toda la estructura. 

El mayor riesgo de suciedad en la báscula es cuando interfiere con el libre funcionamiento de la plataforma sobre la que descansa el animal, robando parte del peso que debería ir a la báscula, es decir, se subestima el peso del animal.

Esta es una situación común que sucede y no siempre es detectada. En el ítem 6, se sugiere cómo identificarlo durante el pesaje. Lo importante es que el rumbo de la plataforma debe estar claro en todo momento.

Pesaje de ganado

4. Comprobación de la báscula antes de comenzar

Una buena práctica antes de comenzar el pesaje de ganado es probar la báscula. Una forma práctica de hacer esto es utilizar a las personas involucradas en el pesaje, primero porque saben aproximadamente cuánto pesan y así validar que la báscula esté bien calibrada. En segundo lugar, una vez conozcamos el peso individual generado en la báscula, es posible pedirles, uno a uno, que se ubiquen en la plataforma y vean si la suma de cada persona extra “acierta” como el valor esperado de la suma. 

Lo ideal es acercarse al peso de los animales a pesar, pero si los valores acumulados de tres a cuatro adultos están dentro del rango esperado, no suele haber problema en extrapolar. Considerando de 3 a 4 adultos con un peso de 70 kg, tendríamos un peso total de 210 a 280 kg y al pesar animales con más del doble de esa cantidad, se puede esperar un comportamiento lineal. En caso de duda, si es posible, reúna a más personas. 

5. Identificación de animales

Incluso en lugares donde se leen aretes electrónicos, existe una alta probabilidad de que se “canten” los números que identifican al animal. Aquí tenemos un punto crítico y los números que suenan similares en pronunciación pueden confundirse (y a menudo lo son). La pareja tres y seis son los campeones, pero, en pleno pesaje de ganado, con distintas fuentes de ruido, acaban por producirse otros intercambios menos evidentes (y este es otro motivo para tener un ambiente tranquilo). Sugerencias para la estandarización: (i) apruebe, alto y claro, cada número por separado, (ii) una opción para reemplazar el “seis”, puede decir “media docena” y (iii) evite ayudar a cualquiera que lea el número cuando tenga problemas viéndolo.

6. Prueba la báscula durante el pesaje de ganado

Otra buena práctica es, mientras se pesa, probar la báscula. Así, por cada número determinado de animales pesados, se pesan algunas de las personas que fueron pesadas al inicio, para ver si el valor es igual (o muy cercano) al inicial. Una de las razones de la diferencia podría ser que la plataforma de la báscula haya acumulado suciedad (especialmente excremento). Si es así, basta con reajustar el cero de la báscula con el contrapeso (en el caso de la mecánica) o, en el caso de las básculas electrónicas, presionar el botón de “tara” que pone la báscula a cero, sin tener en cuenta el peso de lo que está por encima. Si el problema persiste, también puede ser residuos acumulados, pero como se menciona en el punto 2, debajo de la plataforma. En ese caso, es necesario limpiar.

7. Tenga cuidado con el próximo animal a pesar

Como se mencionó, para obtener el peso exacto del animal, en el momento exacto en que se registra el peso (o hasta que se estabiliza en la báscula electrónica), la plataforma debe estar sujeta solo a la fuerza del peso del animal sobre ella. Uno de los riesgos de pesos incorrectos es que el siguiente animal en la fila para ser pesado toque la plataforma. En este caso, es importante que todos los involucrados en el pesaje tengan cuidado de no permitir que esto suceda. 

nutrición animal

8. Manos arriba

Al igual que en los animales, las manos de las personas involucradas en el manejo del animal también pueden interferir con el pesaje. Es muy común que las personas pongan las manos, se apoyen, toquen los controles conectados a la plataforma, lo que, como mínimo, llevará más tiempo para que la báscula se estabilice y, en general, empeoren los datos de pesaje. En el caso de las básculas electrónicas, suelen ser inmunes a pequeños golpes, pero si alguien las soporta, el peso se sobreestimará o, según la forma en que se apoye, incluso altere el peso del animal.

9. Si se ve mal, debe estar mal 

El último consejo es intentar crear patrones con la imagen de los animales, con el fin de entrenar el ojo y poder no cometer demasiados errores en relación al peso en la báscula . Una vez que tenga confianza en su “medidor de ojos”, puede confiar en él para identificar problemas con la báscula. Entonces, si al mirar al animal, el peso en la báscula genera alguna incomodidad, probablemente sea porque hay un problema y vale la pena investigarlo. En el peor de los casos, si el peso es el adecuado, era otra oportunidad para mejorar esa habilidad.

Compártelo con tus amigos

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin